291. Lo que tarda algo en irse Aumentar

291. Lo que tarda algo en irse

978-84-18694-70-7

¿Quiénes son los descendientes de los maestros del haiku? Uno piensa que deben estar en Japón o en otras latitudes, y no sólo eso, que deben ser ancianos y barbudos. Pero no. Los tenemos en Latinoamérica, y Lucía Vargas es una. Basta abrir este libro para comprobar que ella posee la mirada entrenada del sabio, que sabe comulgar con la naturaleza, que doma los símbolos y que cuenta con una precisión verbal y una sensibilidad insólita. Lo que tarda algo en irse es su primer poemario, un libro hecho con nostalgia, lágrimas, asombro y amor, que se centra en el movimiento perpetuo y en la imposibilidad que tenemos de detenerlo. No es por otra razón que en uno de los poemas más memorables de esta colección escribe:

Ahí

en ese rato que se queda

es donde quiero vivir siempre:

el momento antes de volverme otra cosa,

el minuto antes de la pérdida,

el instante antes del miedo.

 

Es en ese “ahí” donde está ubicada la casa de la poesía. Y Lucía Vargas lo sabe. De ahí ha recuperado las preciosas instantáneas de su memoria que colman este poemario. La alquimia verbal no solo ha transformado esas sensaciones e imágenes en lenguaje, sino también a la misma poeta. Por lo que ahora, nuestra encomienda como lectores, es estudiar sus palabras y dejar que estas nos llenen de su luz.

Frank Báez

 

Autor:  Lucía Vargas
ISBN:  978-84-18694-70-7
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas:  56
Dimensiones: 13.5 cm x 21 cm

Mas detalles:

12,00 €

VERTICALIDAD

 

Los juncos no nacen sabiéndose juncos:

hay un movimiento que los hace, los arma, los persuade.

Se piensan desde el peso que ejerce el afuera

y la tensión del adentro.

Doblegarse y recomponerse

es la danza que aprendo de estas plantas.

Primero, me dejo caer

sintiendo las vértebras aflojarse.

Después, me levanto

escalonando la postura

hueso por hueso.

Recupero la verticalidad

de plena cara al sol.