Nuevo 213. Las Manos Aumentar

213. Las Manos

978-84-18082-81-8

Unas manos pueden acariciar, pueden aplaudir, unas manos pueden abrazar, trabajar, partir el pan. Unas manos pueden también pegar, arañar, estrangular, apuñalar, despellejar. Unas manos pueden dar y pueden quitar, unas manos se pueden equivocar, quitarte lo que te dieron, incluso, lo que nunca fue suyo y, algunas veces (pocas) devolverte lo quitado.

También pueden escribir. Y escribir algo tan terrible y bello como Las Manos de Sara Olivas. Una poeta que recoge el testigo de la mejor poesía confesional y la lleva hacia el común con la frialdad de un bisturí, la ligereza de una pluma y la gravedad de una lágrima. Una poeta que con su primer libro hace todo un ejercicio de exordio, de limpia familiar, que denuncia el maltrato heteropatriarcal desde la afectación y pone en cada verso el cuerpo, la carne, sus manos, estas manos que, como tú ahora, son capaces de sostener uno de los mejores libros que leerás en este año.

David Trashumante

EN PREVENTA DESDE EL 1 DE FEBRERO 

Autor Sara Olivas
Encuadernación 
Rústica con solapas
Páginas
78
Dimensiones
13.5 cm x 21 cm
ISBN   
 978-84-18082-81-8

Mas detalles:

12,00 €

FORMAS DE PELAR LA FRUTA

 

Las manos de Abuela trabajaban el campo antes que la casa.

De la tierra mancha nunca obtuvo fresas, naranjas o crisantemos. Sí agrias cebollas, tomates

sangrientos y arenosas patatas.

Las manos de Abuela trabajaban la casa después del campo.